Como elegir depósitos de gasoil para calderas?

Si estamos buscando depósitos de gasoil para nuestra caldera, tenemos que tener claro una serie de criterios que nos van a permitir escoger el mejor depósito según el tipo de caldera que hayamos instalado y nuestras necesidades de gasoil. Hay que tener en cuenta que hoy en día en el mercado nos encontramos con depósitos de gasoil que pueden llegar a ser de más de 1000 litros, sin embargo es más que probable que no necesitemos tanta capacidad para nuestro depósito si tenemos una vivienda de un tamaño medio.

Sin embargo es probable que si nos hemos decidido por instalar un depósito de gasoil puede ser que vivamos en una zona rural, algo apartada de las grandes ciudades donde este tipo de instalaciones no son tan habituales debido a que hoy en día abundan las instalaciones de gas natural por las ciudades. Es por ello por lo que es probable que a pesar de no tener una vivienda excesivamente grande, sí que necesitemos un depósito algo más grande para poder tener reservas de gasoil suficientes y no tener que estar pendientes de que vengan a abastecernos cada poco tiempo.

Vamos a echarle un vistazo a los elementos que tenemos que tener en cuenta de cara a poder elegir depósitos de gasoil para calderas perfecto para cubrir nuestras necesidades y que encaje con nuestra instalación.

Depósitos de gasoil: ¿Qué capacidad escoger?

Uno de los primeros elementos que debemos tener en cuenta cuando vayamos a escoger entre las diferentes opciones de depósitos de gasoil es la capacidad. Las opciones van a comenzar seguramente a partir de los 200 litros que es el tamaño más pequeño para un depósito que nos vamos a encontrar. Desde ahí vamos a poder llegar hasta los 2500 litros probablemente.

Los precios entre los que estamos oscilando dependiendo del tamaño van desde los 200? – 250? para los más pequeños, hasta los 1300? – 1500? para los de mayor tamaño y capacidad. 

En lo que a calcular el consumo se refiere, para tomar una decisión u otra, tenemos que saber que aproximadamente para un caldera de 20.000 Kcal/h con una boquilla de 0,5 GPH, estaríamos gastando aproximadamente 1,87 kg/h de gasóleo cada hora. Sabiendo que un litro de gasóleo pesa 0,850 kg, podremos calcular cuánto gasóleo necesitamos tener en el depósito para por ejemplo un consumo medio de funcionamiento de unas 6 horas al día.

Es importante tener en cuenta esto, porque muchas personas, a la hora de decidirse entre las posibilidades de depósitos de gasoil que hay en el mercado, optan por opciones baratas que lógicamente van a tener menor capacidad y por lo tanto tienen luego menos gasoil disponible. Esto hace que se les agoten antes las reservas del depósito teniendo unas necesidades, por el tamaño de la vivienda, o por las características y peculiaridades climatológicas de la zona donde vive, que exigen un consumo mayor.

Otro punto importante a la hora de decidir la capacidad, es que debido a la normativa vigente, la capacidad máxima de los depósitos será de 1000 litros. En caso de que necesitemos una capacidad superior vamos a tener que presentar un proyecto que haga realizado un equipo de ingeniería al Ministerio de Industria para que nos aprueben la instalación. Esto es importante tenerlo en cuenta ya que probablemente requerirá de un gasto extra que tendremos que contemplar.

Depósitos de gasoil: ¿Qué tipo de material escoger?

Otro punto importante a la hora de escoger entre los depósitos de gasoil entre los que estemos tratando de tomar una decisión es el tipo de material del depósito. Los depósitos de forma común están fabricados en dos tipos de materiales. Los vamos a encontrar metálicos y también de plástico. Los depósitos de forma habitual son de plástico, ya que es un material mucho más barato y los últimos avances en materia de plástico están permitiendo hacer depósitos muy seguros a la vez que económicos.

Sin embargo, en muchas ocasiones debido a las características del lugar donde se va a instalar el depósito es probable que nos recomienden instalar un depósito metálico. Esto suele ocurrir de forma habitual en garajes en los que estamos aparcando vehículos cerca del depósito. Tenemos que tener en cuenta que esta situación entraña un riesgo potencial para el depósito y lo más importante es tratar de protegerlo frente a posibles situaciones de peligro que se pudieran producir como un choque que podría terminar por rajar el depósito presentando una fuga o incluso peor, dañándolo de forma significativa.

Características que debe tener un depósito de gasoil

Hoy en día en el mercado de los depósitos de gasoil nos podemos encontrar con muchas novedades que van encaminadas o bien a abaratar el precio de los depósitos de gasoil, o bien a introducir una mejora en términos de seguridad, o bien en términos de eficiencia del depósito.

Algunas de las características adicionales que podemos intentar buscar en un depósito de gasoil cuando nos lo compremos es por ejemplo ver si incluye un detector de fugas. Se trata de un mecanismo muy interesante que nos va a alertar en caso de que se produzca alguna fuga en el depósito que hayamos instalado. Muy interesante de cara a asegurarnos que siempre tenemos disponible gasoil en caso de que nuestra caldera lo necesite.

Otro elemento interesante es una varilla de nivel. Este tipo de sistemas nos permiten validar el nivel de gasoil que tenemos disponible en nuestro depósito por si tenemos que hacer un pedido a la empresa que se encargue de suministrárnoslo no.

Además, podemos revisar también si el depósito de calderas de gasoil es de pared simple o de pared doble, los depósitos de pared doble siempre proporcionan mayor seguridad, tanto frente al riesgo de fugas como de cualquier otro tipo de contratiempo. Los depósitos de gasoil pueden estar indicados también para colocarse en interior y exterior y además también pueden llegar a requerir algún tipo de superficie sobre la que tengamos que colocar el depósito para asegurar su correcto funcionamiento sin tener que preocuparnos.

Consumo de aire acondicionado ¿Que hay que saber?

El consumo de aire acondicionado es una de las grandes preocupaciones tanto de las personas o empresas que están pensando en realizar una instalación de aire acondicionado como de las personas o empresas que ya tienen uno instalado. Tenemos que tener en cuenta, que los sistemas modernos de climatización presentan de forma habitual un consumo aire acondicionado muy optimizado orientado a generar el menor consumo posible. A pesar de ello conviene saber una serie de cuestiones para poder mejorar el rendimiento del equipo de aire acondicionado que hayamos instalado.

Lo primero que hay que tener claro es precisamente este último punto que hemos comentado, hoy en día los sistemas de aire acondicionado no consumen tanto como podríamos pensar a priori y uno de los elementos en los que nos debemos fijar para poder tener claro si consume mucho o no es en la etiqueta de clasificación energética. Estas etiquetas siguen la siguiente clasificación:

  • A
  • A+
  • A++
  • A+++

Siendo la primera la que tiene una menor eficiencia energética y la A+++ la que mayor eficiencia energética tiene. 

Cómo mejorar el consumo aire acondicionado

A la hora de mejorar el consumo aire acondicionado debemos tener claro que no debemos tratar de abarcar más de lo que podemos. Un error muy común en lo que a consumo aire acondicionado se refiere es hacernos con un equipo mucho más potente de lo que realmente necesitamos. Si tenemos un equipo destinado a estancias mucho más grandes que la que nosotros queremos refrigerar, es muy probable que consigamos una temperatura óptima muy rápidamente en la estancia, pero a costa de consumir mucho más de lo que deberíamos. 

Es importante ser conscientes de que el aire acondicionado está orientado a proporcionar unas condiciones óptimas de refrigeración y esto no significa que debamos llevarlo a temperaturas muy por debajo de las recomendadas. Muchas personas utilizan el aire acondicionado de una forma totalmente desaconsejada, que termina por hacer que las personas que estén en dicha estancia se tengan que abrigar para no pasar frío. Esto no solo es malo desde un punto de vista del confort, sino que en lo que a consumo aire acondicionado se refiere es nefasto porque estaremos abusando de nuestro equipo simplemente para generar más gasto y una situación poco confortable.

Cómo calcular la potencia para el consumo aire acondicionado

Una de las claves para que el consumo aire acondicionado sea adecuado es calcular bien la potencia del aire acondicionado que vayamos a necesitar en relación a los metros cuadrados a climatizar. Lógicamente no es lo mismo necesitar un aire acondicionado para una pequeña estancia de 5 a 10 metros cuadrados, que necesitar un equipo de aire acondicionado para una gran estancia de 70 metros cuadrados por ejemplo.

Es posible que en el caso de grandes superficies a climatizar necesitemos incluso de instalaciones más avanzadas con múltiples salidas de aire y diversos generadores. En cualquier caso, para cuando estemos pensando en climatizar estancias en específico debemos pensar en las frigorías que necesitaremos según los metros cuadrados de la estancia y la cantidad de sol que podría llegar en la estancia a través de las ventanas.

Las frigorías de las que dispone el equipo de aire acondicionado miden el consumo en vatios que el aparato de refrigeración tiene que hacer para poder hacer disminuir un grado centígrado en un litro de agua desde una temperatura estándar. Una vez que tenemos claro esto, de forma general hay que saber que se necesitan unas 150 frigorías por cada metro cuadrado que queramos refrigerar.

  • Para estancias de 10 metros cuadrados: Necesitaremos en caso de que tenga mucho sol unas 1750 a 3000 frigorías y en caso de que haya poco sol de 1750 a 2250 frigorías.
  • Para estancias de 20 metros cuadrados: Necesitaremos en caso de que tenga mucho sol unas 2250 a 3500 frigorías y en caso de que haya pcoo sol de 2250 a 3000 frigorías.
  • Para estancias de 30 metros cuadrados: Necesitaremos en caso de que tenga mucho solo de 3000 a 4250 frigorías y en caso de que haya poco sol de 3000 a 3500 frigorías.

Y así hasta llegar a un máximo de unos 70 metros cuadrados aproximadamente para los cuales necesitaríamos 6000 frigorías o más para poder climatizar una estancia de este tipo.

Recomendaciones para ahorrar en el consumo

Lo primero que hay que tener en cuenta que el aire acondicionado es una herramienta para nuestro bienestar. Esto quiere decir que siempre debemos tener en cuenta que no hay que abusar de él porque nos generará un gasto importante y el consumo aire acondicionado no debe dispararse si no queremos tener sorpresas en la factura de la luz. Son aproximadamente 4 meses a lo largo del año en los que realmente vamos a necesitar encender en algún momento el aire acondicionado.

En muchas ocasiones con una ventilación adecuada de nuestra vivienda vamos a poder retrasar la puesta en marcha del aire acondicionado en días calurosos sin problemas. Lo ideal es ventilar a primera hora de la mañana, incluso por la noche, para tratar de aprovechar las corrientes de aire frío que se suelen producir gracias a que el sol ya no está en el cielo. Si conseguimos aprovechar estas corrientes adecuadamente probablemente podamos ganarle una hora de tiempo al encendido del aire mejorando en consumo aire acondicionado.

A la hora de mejorar todavía más nuestro consumo aire acondicionado, otra de las claves que podemos tener en cuenta es la de renovar nuestro aire acondicionado en caso de que sea una unidad muy antigua. Los aparatos más modernos cuentan con sistemas de eficiencia energética específicamente diseñados para ser lo más eficientes posibles. Puede que al principio lo veamos como una importante inversión, pero sobre todo si nuestro aparato lleva muchos años sin actualizarse es una excelente idea que nos ayudará a mejorar el consumo aire acondicionado de una forma realmente significativa. La oferta tan grande que hay en el mercado abarata mucho los precios y podremos conseguir una nueva unidad por menos de lo que pensamos.

Que es un recuperador de calor, como funciona y para que sirve?

En el mundo de la climatización hay muchas opciones diferentes para conseguir los mejores resultados posibles. Una de las opciones más interesantes que tenemos es la de instalar un recuperador de calor. Se trata de un equipo que nos va a permitir aprovechar las propiedades del aire que extraemos de las estancias de un edificio o un local intercambiando dichas propiedades con las del aire que traemos del exterior hacia dentro de esas estancias.

Es posible que estés pensando que que si se mezclan ambos aires las propiedades se pierden, y lo cierto es que así sería si ese fuese el caso. Pero lo interesante del recuperador de calor se encuentra precisamente en este punto y es que no se intercambian ni se mezclan estos aires. El recuperador de calor permite canalizar e impulsar a través de ventiladores el aire que se impulsa desde el exterior hacia el interior y por otro lado el aire viciado del interior de la estancia hacia fuera. 

Ambas corrientes de aire se hacen fluir a través del intercambiador y sin mezclarlos, el calor del aire que se extrae se cede al caudal frío y sin vicios que viene del exterior para entrar limpio y climatizado en el interior de la estancia. De esta forma el aire frío que viene del exterior se precalienta o se preenfría dependiendo de la época del año en la que nos encontremos y de esta forma conseguimos un ahorro en el consumo energético de nuestro sistema de climatización ya que no tendremos que hacer tanto esfuerzo para calentar o enfriar ese aire limpio que traemos del exterior.

Funcionamiento del recuperador de calor

La clave del recuperador de calor se encuentra en el intercambiador o el core del recuperador que es el que realiza ese intercambio de aire que anteriormente hemos conectado. A través de un sistema de láminas con aperturas opuestas el intercambiador que se encuentra en el interior del recuperador va a hacer que circule el aire que expulsamos del interior y el aire que impulsamos al interior.

Las corrientes de aire entran en contacto con las superficies sólidas por las que discurre y es en ese momento en el que se produce la cesión de calor del aire que esté más caliente al aire más frío. 

Dentro del refinamiento de los diferentes sistemas de recuperación de calor, nos encontramos con diferentes tipos de intercambiadores. Los recuperadores de calor se basan en tres tipos diferentes de intercambiadores.

  • Flujos paralelos: Este tipo de intercambiadores hacen circular los dos caudales de aire de forma paralela dentro del recuperador, gracias a ello se incrementa la superficie de intercambio y el tiempo por lo que se aumenta la capacidad para recuperar el calor.
  • Rotativo: Este tipo de intercambiadores consiguen alcanzar una eficiencia de entre el 65% al 70% aproximadamente y se basan en un rotor que realiza gracias a un motor eléctrico el intercambio de calor para su recuperación.
  • Flujos cruzados: En este tipo de sistema se produce un cruce en sentido perpendicular en el interior del intercambiador entre los flujos de aire. Podemos contar con un 50% al 85% de eficiencia dependiendo de diversos condicionantes que afectarían al intercambiador.

Ventajas del recuperador de calor

Son muchas las ventajas de los recuperadores de calor, vamos a destacar algunas de las más notables:

  • Importante ahorro económico y energético: Al no tener que hacer un esfuerzo tan grande para climatizar el aire renovado ahorraremos tanto en verano como en invierno en la factura de la luz.
  • Eficiencia energética: La mejora en términos de eficiencia energética va a ser directa.
  • Precio económico: Se trata sin duda de un sistema que presenta un precio económico en relación al beneficio que obtenemos y es una inversión amortizable en un período de tiempo relativamente corto.
  • Se puede implementar en equipos de climatización que ya se encuentren en funcionamiento.

Las ventajas de los recuperadores de calor giran en torno al aprovechamiento máximo de los recursos que tenemos y están totalmente alineadas con las últimas indicaciones en materia de eficiencia energética.

Usos frecuentes para el recuperador de calor

Los recuperadores de calor son ideales para lugares en los que estemos buscando mover caudales de aire tanto medianos como pequeños. Su ubicación habitual se encuentra en falsos techos de oficinas, cafeterías, restaurantes, colegios. Son fantásticos para poder renovar el aire de este tipo de lugares de forma adecuada. Hoy en día, que es tan importante contar con espacios interiores con aires renovados, sin duda instalar un recuperador de calor es una fantástica idea.

Tenemos que pensar que tener aire limpio dentro de una estancia puede resultar costoso en términos energéticos debido al importante esfuerzo que habría que estar haciendo continuamente si no instalamos un recuperador de calor. Una de las ventajas de los recuperadores de calor es que se pueden incorporar en las unidades de tratamiento del aire o sistemas de climatización.

En la actualidad la normativa técnica que recoge las indicaciones sobre la instalación y características del recuperador de calor es la IT 1.2.4.5.2.1. Hoy en día prácticamente la totalidad de edificios, salvo pequeñas instalaciones, deberían contar con sistema de filtración de aire y recuperación de calor.

Instalación de recuperadores de calor

La instalación de recuperadores de calor no es tan fácil como instalación de un aire acondicionado debe ser realizada por profesionales del sector. Para poder instalar el recuperador de calor todo parte de un análisis y estudio económico para analizar la viabilidad de la instalación del recuperador de calor. Posteriormente se analiza el sistema de climatización existente en caso de que lo hubiera, para adaptar el recuperador de calor a esta instalación, o bien se diseñaría el sistema de climatización contando con que se incorporarán al mismo recuperadores de calor.

Se trata de una instalación estándar dentro del mundo de la climatización por lo que es algo que no es mucho más complejo que cualquier otra instalación de un sistema común. Hoy en día los profesionales del sector están habituados a este tipo de trabajos que se realizan bajo un presupuesto definido y que se ejecutan en el menor tiempo posible.

¿Cómo instalar aire acondicionado y que hay que tener en cuenta?

Para instalar aire acondicionado de forma adecuada debemos tener en cuenta una serie de elementos que no debemos dejar de revisar. Son muchas las personas que desde la ignorancia piensan que la instalación de el aire acondicionado es algo fácil de realizar. La realidad es que la instalación de un aire acondicionado es algo complejo que hay que realizar de forma adecuada si no queremos tener problemas. Se trata de un aparato que debe cumplir una normativa en aspectos relacionados con el cuidado con el medioambiente y es por ello por lo que debemos tener una precaución adicional a la hora de instalarlo.

Vamos a echarle un vistazo a todos esos elementos que debemos tener en cuenta si queremos que instalar aire acondicionado en nuestra vivienda o en nuestra oficina sea algo satisfactorio y quede bien hecho. 

Pasos para instalar aire acondicionado

Cuando queremos instalar aire acondicionado tenemos que pensar en una serie de pasos que debemos tener en cuenta para que todo salga bien desde el primer momento. Vamos a detallar estos pasos para poder tener una lista que podamos seguir en caso de que vayamos a comenzar con el proceso de instalación del aire acondicionado.

  • ¿Podemos instalar un aire acondicionado?: Lo primero que tenemos que averiguar es si podemos instalar un aire acondicionado en nuestra vivienda, la oficina o el local donde lo queramos instalar. Una buena señal de que sí que podremos hacerlo es comprobar si alguno de nuestros vecinos ya ha instalado un aire acondicionado. En este punto estamos haciendo referencia a la normativa comunitaria o de nuestra ciudad sobre la instalación de aires acondicionados. Tenemos que tener en cuenta que un aire acondicionado cuenta con dos unidades, una interna que irá dentro de nuestra vivienda, oficina o local y otra externa, que se sitúa en la fachada de nuestra vivienda. Si esta fachada da directamente a la calle tenemos que asegurarnos de que la normativa local lo permite o podríamos tener problemas. ¿Cómo podemos averiguarlo? Tenemos varios posibles contactos por los que comenzar a averiguarlo. Uno podría ser el presidente de nuestra comunidad, otro la empresa de administración de fincas que gestione nuestra comunidad de vecinos, y en caso de que no tengamos mayor información siempre podemos recurrir al área de urbanismo de nuestro Ayuntamiento.
  • Especifica la ubicación de las unidades: Una vez que nos hemos asegurado que sí podemos instalar el aire acondicionado tenemos que tratar de pensar en la posible ubicación para ambas unidades. El criterio a seguir es el de que la unidad externa debe estar en el lugar que se nos haya indicado, que sea el menos molesto y que la unidad interna tenga la menor distancia posible con la unidad externa, esto abaratará el precio de la instalación. A su vez tenemos que asegurarnos que sea un lugar adecuado para hacer la instalación en nuestra vivienda de cara a que facilite que estemos cómodos y confortables disfrutando del aire en nuestra vivienda.
  • Adquiere el aire acondicionado adecuado para ti: A la hora de instalar aire acondicionado, tenemos que pensar en qué tipo de aire necesitamos. Si lo que queremos es un aire acondicionado para una estancia muy grande tenemos que optar por aires acondicionados muy potentes, sin embargo para estancias pequeñas servirá con uno de baja potencia. Además tenemos en el mercado opciones como los multisplit, que nos permiten tener varias unidades internas conectadas a una sola unidad exterior, una opción muy interesante si queremos poner varias unidades por diferentes estancias de nuestra vivienda.
  • Instalar aire acondicionado: Una vez que ya hemos adquirido nuestro nuevo aire acondicionado toca el momento de instalarlo. Si optamos por hacerlo nosotros mismos debemos contar con todos los materiales necesarios para poder hacerlo. Desde taladros con diferentes brocas, destornilladores, elementos de fijación y todo lo necesario para poder desempeñar la tarea de instalación sin contratiempos. Si contratamos a un profesional debemos guiarlo y estar con ellos para facilitar que la instalación se haga siguiendo nuestros requisitos siempre dentro de lo posible.

Contratación de profesionales para instalación

A la hora de instalar aire acondicionado debemos pensar que se trata de algo técnicamente complejo. Por un lado está la correcta instalación de la unidad externa, que se quedará a la intemperie y por lo tanto tiene que contar con unas garantías de sujeción adecuadas. Además hay que contar con que la instalación y fijación de la unidad interna debe ser adecuada. Hay que realizar la conexión entre la unidad interna y la externa para que el sistema funcione correctamente. Y por último hay que hacer la puesta en marcha del sistema por primera vez de forma adecuada.

Los profesionales que saben instalar aire acondicionado cuentan con certificación específica para poder hacerlo al tener los aires acondicionados en su sistema productos que podrían llegar a ser nocivos para el medioambiente en caso de que se viertan de forma incorrecta. Es importante contar con profesionales que aporten garantía a nuestra instalación para que en caso de que ocurra cualquier problema podamos contar con ellos.

Conclusiones sobre cómo instalar aire acondicionado

A la hora de instalar aire acondicionado tenemos que tratar de pensar siempre en todos los elementos que detallamos en el listado previo. Esto nos permitirá no saltarnos ningún paso y que la instalación del aire sea lo más sencilla posible y se produzca de forma satisfactoria.

Instalar un aire acondicionado no es algo menor ni algo que se pueda hacer de forma rápida. Instalar de forma incorrecta el aire acondicionado es clave para que podamos disfrutar de él durante mucho tiempo y sin problemas. Es por ello por lo que debemos contar con profesionales que nos garanticen que todo va a salir bien, y seguramente lo más importante, que nos den una garantía a la que podamos recurrir en caso de que la instalación haya salido mal. A mayores por supuesto contaremos con la garantía del fabricante que nos permitirá estar tranquilos en caso de que por cualquier motivo lo que falle sea el aparato en si mismo.

Como elegir termo eléctrico A+++ de mejor calidad? ¿Qué marca?

A la hora de escoger un termo eléctrico a+++ de la mejor calidad debemos tener en cuenta una serie de elementos que tendremos que analizar. Además, tenemos que revisar todas las marcas que hay en el mercado y las oportunidades que nos ofrecen para poder determinar cual es el termo más adecuado para nosotros.

Por un lado están las características de los termos y por otro lado nuestras necesidades. Combinando estos dos elementos y teniéndolos en cuenta de forma adecuada vamos a poder determinar qué es lo que necesitamos.

Vamos a echarle un vistazo a todos esos elementos que no debemos pasar por alto y que nos permitirán tomar la mejor decisión posible.

Las mejores marcas de termo eléctrico a+++ 

Existen hoy en día muchas marcas en el mercado entre las que podemos escoger un termo eléctrico a+++ de mucha calidad. A continuación veremos algunas de las más importantes entre las que vamos a poder escoger.

  • Bosch: Se trata de una de las empresas más importantes a nivel mundial en la fabricación de todo tipo de electrodomésticos incluyendo termos eléctricos. Bosch siempre se ha caracterizado por ofrecer productos de altísima calidad a precios realmente atractivos. Su amplia experiencia en el sector y contrastada calidad nos indican que si escogemos un termo de Bosch no nos equivocaremos. El grupo Bosch es tan grande que ha incorporado grandes marcas del sector de la climatización y los sistemas de calefacción bajo su marca. Es el caso por ejemplo de Junkers, una marca que es sinónimo de calidad en termos y que hoy en día cuenta con el respaldo del grupo Bosch para seguir produciendo termos de muchísima calidad.
  • Saunier Duval: Se trata de una marca que se ha especializado en la fabricación de soluciones de calefacción. Si adquirimos un termo de Saunier Duval no nos estaremos equivocando debido a su alto nivel de especialización en el sector. 
  • Cointra: Se trata de una empresa que lleva más de 60 años especializada en sistemas de generación de calor en general. Su amplia y dilatada experiencia son su mejor aval que respalda la calidad de todos sus termos eléctricos.
  • Vaillant: Se trata de otro de los grandes nombres del sector. Vaillant es una compañía alemana que trabaja principalmente en el ámbito de la climatización. Se trata de un conglomerado empresarial tan grande que dentro cuenta con una marca que anteriormente hemos mencionado, Saunier Duval. Sus productos son sinónimo de calidad y es sin duda una garantía contar con un termo eléctrico de este gigante alemán de la climatización. Comprar un termo eléctrico a+++ nos permitirá disfrutar de un magnífico termo para nuestro hogar.

Características claves para un termo eléctrico a+++ 

Vamos a echarle un vistazo a algunas de las características claves que tenemos que tener en cuenta en un termo eléctrico a+++ para poder encontrar la opción que realmente necesitamos y que va a encajar en nuestra vivienda.

Hay que tener en cuenta, que por un lado tenemos que contemplar el número de personas que vivimos en la casa de forma frecuente. Esto va a marcar la capacidad que necesitaremos del termo. Pero a su vez, también está el lugar en el que vamos a poder poner el termo. Si no tenemos suficiente espacio no podremos colocar un termo de alta capacidad y esto es algo que tenemos que tener en cuenta también.

Capacidad del termo en litros

La capacidad de un termo se mide en litros. Hoy en día podemos encontrar en el mercado termos que van desde menos de 50 litros hasta los 300 litros sin problemas. Los termos de menos de 50 litros se recomiendan para lavabos o fregaderos, su capacidad es limitada y no se recomienda en caso de que estemos pensando en ducharnos con un termo más pequeño.

Un termo de 50 litros es lo que se recomienda para una persona, 80 litros sería suficiente para dos personas, y si somos 3 en la casa habría que optar por un termo de 100 litros. 150 litros es un termo lo suficientemente grande como para satisfacer las necesidades de agua de cuatro personas, 200 litros para 6 personas y 300 litros para ocho personas. Con un termo eléctrico a+++ conseguiremos optimizar el consumo a pesar de tener un termo de gran capacidad.

Dimensiones del termo

Las dimensiones son otro aspecto clave a tener en cuenta, hay que considerar que debemos calcular el fondo, la anchura y la altura para poder ver si el termo encaja en el lugar que hemos destinado para él.

De forma habitual encontramos alturas entre los 45 centímetros hasta más de 80 centímetros en los termos de más capacidad. El fondo suele variar entre los 35 centímetros hasta más de 50 centímetros.

Colocación del termo

Los termos de agua caliente pueden ir en posición vertical o en posición horizontal. Esto nos facilita pensar en el hueco que tenemos disponible y si va a encajar o no. Además, hay termos que son multiposición y que podrían colocarse tanto en vertical como en horizontal.

Características especiales

Un termo eléctrico a+++ puede contar con características especiales como por ejemplo contar con un doble depósito para calentar más rápido. Tener un termostato digital para facilitar la lectura de las indicaciones y valores del termo. Que el termo esté conectado para poder acceder a él en remoto al tener una conexión Wifi. O también contar con una función de calentamiento rápido para poder optimizar todo el proceso de calentamiento del agua.

Conclusiones a la hora de comprar un termo eléctrico a+++ 

La importancia de la garantía en un termo eléctrico a+++ es algo clave. Hoy en día fabricantes de calidad como los que hemos mencionado antes nos garantizan que tendremos garantía durante muchos años. Incluso muchos nos van a ofrecer la posibilidad de extender nuestra garantía sin problemas.

En definitiva, tenemos que revisar nuestras necesidades y también revisar las características que nos ofrecen las diferentes marcas para poder tomar la mejor decisión posible y tener el termo eléctrico a+++ perfecto para nosotros.